Seleccionar página

Una agradable mañana de sábado y un grupo de viajeros interesados. Así arrancaba el día 23 de septiembre de 2017 en Cáceres, punto de salida de la treintena de personas que quisieron conocer, de primera mano y en un viaje relámpago, tanto el yacimiento medieval de Albalat (Romangordo, Cáceres) como el trabajo arqueológico de campo in situ.

La ocasión era propicia. El yacimiento arqueológico de Albalat, ubicado en una plataforma aluvial a las orillas del Tajo, es único en la Península Ibérica. Corresponde a un asentamiento de época almorávide (primera mitad del siglo XII, aunque su fundación se remonte a etapas precedentes) que defendía, con su carácter eminentemente militar, un vado natural del río. La fortaleza fue arrasada por milicias cristianas en torno a 1142, en el marco del expansionismo de los reinos peninsulares oponentes, habiendo sellado este acontecimiento la historia de Albalat. De hecho, el yacimiento arqueológico es a día de hoy el único de precisa época almorávide en excavación en España. Año tras año, desde 2009, el mes de septiembre es reservado por un equipo multidisciplinar de arqueólogos y restauradores, de distintas nacionalidades, para participar en la campaña de excavaciones que aquí tiene lugar. Todo lo cual invitaba al equipo de Guías-Historiadores de Extremadura a facilitar que todos aquellos interesados pudieran acudir a conocer una fortaleza andalusí en pleno proceso de excavación..

Viaje arqueológico al yacimiento arqueológico de Madinat Albalat coordinado por Carlos Marín Hernández

Los viajeros fuimos amablemente recibidos por Sophie Gilotte, investigadora del CNRS de Lyon (Francia) y directora del proyecto arqueológico en Albalat. Frente a las diferentes áreas en excavación, los asistentes se sirvieron de las explicaciones de Sophie Gilotte para trasladarse a la Extremadura almorávide, casi un milenio atrás. Las imponentes murallas, las tortuosas callejuelas, las casas y sus diferentes estancias, los talleres y otros espacios de transformación. Tanto las estructuras arqueológicas como los materiales exhumados de la tierra nos hablaban de la vida cotidiana, el trabajo diario y la guerra en la Edad Media peninsular. Del mismo modo y como fin primordial del viaje, el trabajo arqueológico de campo era presentado a ojos de los viajeros en toda su expresión gracias a los miembros del equipo de excavación y restauración. Con gran paciencia no repararon en los rigores de septiembre para atender, al mismo tiempo, la labor profesional con las preguntas.

A fin de conocer la cercana localidad de Romangordo, una breve parada sirvió a unos para reponer fuerzas y a otros para visitar los centros culturales de los que dispone el municipio. Tal fue el caso de la Casa del Tío Cáscoles, ejemplo paradigmático de arquitectura popular, o del Centro de Interpretación de la Ruta de los Ingleses, que conmemora la batalla acaecida en los alrededores durante la Guerra de la Independencia.

Viaje arqueológico al yacimiento arqueológico de Madinat Albalat coordinado por Carlos Marín Hernández

Para el día siguiente dejamos la visita a la exposición temporal “Al-Balât. Vida y guerra en la frontera de al-Andalus (Romangordo, Cáceres)”, exhibida en el Museo de Cáceres hasta el 30 de septiembre. El espacio y los materiales arqueológicos, organizados en secciones temáticas, nos sirvieron de reverberación, a modo de testimonios físicos de un pasado todavía reciente, de cómo vivieron, trabajaron y guerrearon quienes poblaron estas tierras extremeñas. Hace un mundo, en términos seculares; hace apenas unos minutos, en términos históricos. Aparte de reconocer de primera mano la colección de piezas arqueológicas seleccionadas para la ocasión, se comprendía así el valor del trabajo invertido durante tantos años por el proyecto arqueológico y por quienes de un modo u otro han pasado por el yacimiento de Albalat.

Adelantamos que el viaje relatado no será el último que emprendamos, pues ya estamos trabajando en la selección de otros destinos extremeños que cumplan las condiciones y expectativas necesarias. De momento, no queremos dejar pasar la oportunidad de agradecer a la Excma. Diputación Provincial de Cáceres su patrocinio del viaje arqueológico programado, que ha sido canalizado por medio de una subvención ofrecida para asociaciones culturales. De este destino ha sido fiel testimonio este periplo por el pasado andalusí de la región. Un tiempo y un espacio, el de la Extremadura almorávide, que Guías-Historiadores de Extremadura ha querido acercar al gran público con la seña de la responsabilidad social como estandarte.

Este post no lo hemos etiquetado todavía.